7mo Encuentro de Mujeres Cannábicas Argentina

El 28 de octubre 2018 se llevó a cabo el “7mo Encuentro de Mujeres Cannábicas Argentina” que logró reunir a más de 130 mujeres de múltiples realidades, con el objetivo común de compartir las experiencias y conocimientos que sólo las mujeres cannábicas tenemos; tanto de nuestra realidad femenina como de nuestro uso del cannabis. María Elena Salas y Grace Lan, organizadoras del encuentro y participantes de “Mujeres y Cannabis en Argentina”, nos comparten un poco de la historia y los objetivos de este gran evento.


Argentina es un gran ejemplo de mujeres organizadas en Latinoamérica. No sólo han realizado por 33 años el “Encuentro Nacional de Mujeres” – que desde el 2016 instaló con mucho éxito la mesa de discusión “Mujer y Cannabis” gracias al trabajo de Rossana ‘Nermi’ Zappia, activista co-fundadora del “Jardín del Unicornio” y de “Mujeres y Cannabis en Argentina” – sino que también las mujeres cannábicas en el año 2012 comenzaron a organizar un evento completamente autogestionado y gratuito, por ellas y para ellas, donde pudieran disfrutar libremente de unos humos y compartir sus saberes.

¿Por qué juntarse? Primero porque la energía femenina es única y especial, pero queda bastante relegada en los círculos cannábicos que tienen mayoritaria presencia masculina y donde muchas veces se menosprecian los conocimientos y el aporte femenino, lo que se suma al bombardeo de estigmas por los roles de género con los que debemos lidiar constantemente. Esto ha llevado a varias mujeres a ausentarse de eventos mixtos y sólo participar de espacios femeninos, ya que se sienten mucho más cómodas en ese tipo de actividades. Como nos comenta María Elena:La necesidad parte de las mujeres por tener un día que sea para ellas”, “Las mujeres (cannábicas) necesitan un espacio donde puedan expresarse, donde puedan ser libres y que nadie esté imponiendo “a qué hora volvemos”, “a qué hora llegamos”, “tengo que prepararle la mamadera a mi niño”, etc. Es algo que la mujer necesita esencialmente yo creo; tener un día y que pueda hacer lo que quiera con su vida.”

(…) en un principio era más el cultivador, el hombre quien se ocupaba más. Yo fumaba porro, me encantaba, pero por el tiempo en que trabajaba, la comida, la casa y los chicos, dejaba que él se ocupara de cultivar hasta que me empecé a activar más en A.A.C.A. (Agrupación Agricultores Cannábicos en Argentina), nos relata Grace Lan. Su historia junto a la de 12 diferentes mujeres que quisieron compartir un día sólo para ellas y dejar temporalmente de lado la discriminación, fue la motivación que dio como resultado el 1°Encuentro de Mujeres Cannábicas Argentinas el 28 de octubre del 2012, el cual se siguió realizando anualmente y ha ido evolucionando en muchos sentidos.

Primero fue juntarse a fumar y compartir entre mujeres que, gracias a la buena organización femenina, consiguieron un espacio y todas aportaron con algo para compartir. Los años posteriores se mantuvo esa estructura básica, pero empezaron a incluir expositoras como Alicia Castilla – conocida activista argentina radicada en Uruguay – luego se observó la necesidad de hacer charlas de legalidad, cultivo, preparación de aceite/tinturas/óvulos cannábicos, entre otros talleres dictados por las mismas profesionales que ofrecieron sus conocimientos para las demás cannábicas. Este año tuvieron 130 participantes contando abogadas, médicas, enfermeras, veterinarias, sociólogas, cannabicultoras y cannábicas de toda índole, diversidad que se acentúa con la abierta convocatoria a mujeres heterosexuales, bisexuales, lesbianas, travestis y trans. Además, desde el 3° encuentro sólo pueden asistir mayores de 18 años, es decir, las mujeres que tienen hijos o hijas, deben organizarse con tiempo y pedir apoyo para que (por lo menos una vez al año) puedan disfrutar libremente de un día para sí mismas.

Sin duda los años han visto como la sociedad ha ido cambiando en perspectiva de género. Por un lado, las campañas mediáticas como #NiUnaMenos han abierto un debate necesario sobre la violencia que sufren las mujeres, lo que ha obligado a los hombres a cuestionarse sus conductas machistas, observar que somos usuarias responsables como puede ser cualquier otro ser humano y que no somos sólo roles de género como madres o encargadas del hogar. Muchos hombres han pasado a apoyar a las mujeres y la lucha feminista, incluso las marcas cannábicas y growshops han aportado para que todas las participantes se lleven una bolsita con recuerdos del encuentro; sin embargo, todavía son varios los personajes reacios al cambio que mantienen sus acciones discriminatorias (consciente o inconscientemente). Y, por otro lado, también existe un cambio sustancial en las mismas mujeres, quienes en un principio como Grace relegaron la labor de cultivo a sus parejas, hoy han dejado de lado sus propios estigmas y se han empoderado de sus cualidades para salir del clóset. Cada día son más las mujeres cultivadoras y/o profesionales que trabajan por esta planta, cambiando paulatinamente la muy derogada y/o erotizada imagen de la mujer cannábica.

Eventos como el Encuentro de Mujeres Cannábicas Argentinas genera un lugar de reunión necesario para las mujeres cannábicas en cualquier parte del mundo y que, a pesar de ser una ardua tarea, es necesario que se creen estos espacios. Citando a Grace “Yo como mujer cannábica no puedo dejar de poner mi granito de arena y que este encuentro se siga haciendo, que siga teniendo la misma esencia que tuvo desde el primer año que fue unirnos las mujeres, empoderándose. No nos conocíamos, pero intercambiamos conocimientos, saberes, opiniones; todo por lo mismo, cultivar la planta y por fumar porro. Yo quiero ser libre, que la planta se cultive y que después cada uno haga lo que quiera con la planta.”