2° Aniversario de Cannábicas Latinas

Dos años han pasado desde que una tarde de invierno en el Valle de Aconcagua (Chile), dos amigas activistas – M°Belén Riveros y Daniela Rodríguez – conversaban cómo en la cultura cannábica actual existen fantásticas mujeres empoderadas que son un gran aporte, tanto por sus conocimientos teoríco-prácticos como por la capacidad de organización que es necesaria en un movimiento social. Lamentablemente, estas mujeres no son visibilizadas y sufren constantemente los efectos que el machismo y la guerra contra las drogas han ocasionado en sus vidas, sólo por el hecho de ser mujeres. Nosotras quisimos generar un cambio y derrocar estos estigmas sociales con que TODAS hemos tenido que combatir; mostrar realmente quienes somos y exigir que se nos respete.

Hace dos años observábamos como la búsqueda de “mujer cannabis” en Google, nos mostraba principalmente mujeres con poca o nada de ropa fumando entre plantas de cannabis y sólo un par de personajes cannábicos femeninos. Si bien esto no ha cambiado del todo, el día de hoy nos alegra hacer esta misma búsqueda en Google y encontrar imágenes de diversas mujeres que tienen una relación benéfica con la planta, y no sólo la imagen hipersexualizada que el marketing nos ha hecho naturalizar.

Además, hemos visto cómo las mujeres nos hemos empoderado cada vez más del rol que cumplimos en la sociedad y dentro de la cultura cannábica. Hay más rostros femeninos visibles y vemos cómo hace la diferencia la empresa/marca que tiene respeto hacia la mujer. Esto se ha potenciado principalmente en el último año, con las movilizaciones feministas desencadenadas por #NiUnaMenos, los debates sobre el aborto y las acciones políticas feministas que gritan exigiendo el respeto de esta sociedad machista en los espacios educativos, laborales e incluso entre las parejas y familias.

Como Cannábicas Latinas hemos dado pequeños-grandes pasos para mostrar esta realidad y cómo le afecta particularmente a las mujeres cannábicas, quienes han compartido con nosotras sus historias y experiencias de cómo el cannabis ha sido un gran apoyo en su vida, pero que al mismo tiempo deben luchar con la discriminación que significa ser mujer y usuaria de drogas ilegales.

Indudablemente hemos visto avances en la visión con que se observa a la mujer cannábica en estos 2 últimos años; sin embargo, esto es un proceso social. Todavía siguen existiendo vulneración a los derechos de la mujer, todavía se estigmatiza a la usuaria de cannabis, todavía se menosprecia el valor de la mujer cannábica y todavía se utiliza el cuerpo femenino como una estrategia de marketing para el público objetivo masculino.

¡Cada vez tenemos más fuerza! Cannábicas Latinas seguirá trabajando para que se valore y respete a la mujer en la cultura cannábica.